Ahora podríamos pensar que no hay nada interesante en los mercados porque aún estamos en invierno.

Sin embargo, si miramos bien, podemos ver que hay unas cuantas verduras interesantes. Entre ellas las coles de Bruselas cuyo nombre nos indica de dónde proceden. A mucha gente no le gustan por malos recuerdos de la infancia.

Las coles de Bruselas tienen un sabor delicado y sabroso. Os propongo descubrir algunas recetas sencillas para aprender a cocinarlas en uno de mis talleres de cocina.