¿A quién no le gustan las zanahorias? Quién no tiene algunas en su nevera? Se cocinan tanto crudas como cocidas, tanto ralladas como salteadas. No necesitan mucho trabajo para que salgan deliciosas. 

A mi me encantan las zanahorias desde siempre. Me gustan en recetas tradicionales pero sobre todo en recetas más originales. 

Podemos encontrar las zanahorias todo el año en los mercados, desde la primavera hasta el invierno. 

Podemos cocinarlas de muchas maneras: para preparar una ensalada o un guiso, para un pica-pica o un postre, para el desayuno o la cena.

Crumble de zanahorias, bricks de zanahorias o carrot cake son unas de las recetas que podréis aprender a cocinar conmigo en mis talleres de cocina a domicilio.